Cuando tenemos decidido que necesitamos una página web, y sobre todo si no tenemos muchos conocimientos del sector, una de las principales dudas que suelen surgir es si debemos utilizar un hosting gratuíto o uno de pago. Si se trata de una web corporativa, en la gran mayoría de las ocasiones la mejor elección será un hosting de pago, no tiene por qué tener un precio elevado, hay fantásticos hostings compartidos con precios entre los 20 y los 100€ que suplen las necesidades de muchísimas webs.

Vamos a ver las ventajas e inconvenientes que tiene la gratuidad o no en este tipo de alojamientos web:

Hosting gratuíto

Aunque parezca mentira, hay servidores gratuítos que ofrecen un muy buen servicio de alojamiento para las webs, indicaré a continuación las ventajas y los inconvenientes que pueden tener.

Ventajas:

• Por supuesto la mejor ventaja de todas es que no hay que pagar nada por ello. Pero todos sabemos que para cualquier cosa, si queremos tener lo mejor hay que pagarlo, y si no, es necesario saber cómo es posible prestar un determinado servicio de forma totalmente gratuíta para no llevarnos luego las manos a la cabeza por un mal servicio. Hasta aquí las ventajas, es decir, si todo va bien, es gratis y disponemos de un buen servicio.

Desventajas:

• Imagina que por un casual, tu hosting deja de funcionar durante unos días, es gratuíto, y lógicamente no puedes llamar la atención a nadie por un servicio que te están prestando a coste cero.

• Publicidad: Hay algunos alojamientos gratuítos que incorporan publicidad sobre nuestra propia página web, y lógicamente esto desmerece la imagen de empresa que queremos transmitir.

• Con objeto de que contrates un plan de hosting con mayores capacidades y “de pago”, los propietarios del servidor pueden ir limitando el acceso a tu web, con explicaciones tan sencillas como comunicarte que has superado el número de visitas recibidas diarias o mensuales permitidas con el servicio gratuíto.

• Normalmente el alojamiento web es compartido, esta no es una desventaja para la gran mayoría de las webs, pero si necesitas otro tipo de servicios tipo cloud hosting por citar otro ejemplo.

• A menos que des con los hermanos de la caridad en internet, un hosting gratuíto nunca dispondrá de un servicio de mantenimiento informático o si dispone de él será de bajísima calidad, con lo cual, ante cualquier eventualidad, tendrás que arreglártelas tú solito.

En mi humilde opinión, un hosting gratuíto no cumple con las mínimas condiciones para alojar una web corporativa.

Hosting de pago

Cuando queremos elegir un hosting de pago el mayor de los problemas reside en la propia elección, son tantas las posibilidades que hay y tan contaminados los comentarios que pululan por la red, que muchas veces es prácticamente imposible determinar cuál es un buen hosting y cuál no lo es. Reconozco haber tenido que probar varios hasta dar con alguno de confianza, al final he alojado varias webs en Hostgator y otras en Webhostingpad, son servidores con sede en Norte América, pero es algo que no me afecta en nada a la velocidad de carga de mis webs, y eso es lo verdaderamente importante con los servicios que demando. Sin lugar a ninguna duda son los que mejor servicio técnico tienen con asistencia 24 horas los 365 días del año.

En un hosting de pago, al contrario que ocurre en los gratuítos, las posibilidades que se suelen ofrecer son variadas, también ofrecen el servicio de hosting compartido para poder ofrecer un servicio económico. Entre las soluciones más profesionales se cuentan por orden de coste-servicio de alojamiento:

1. Servidor compartido

2. Servidores privados virtuales o Virtual Private Server (VPS)

3. Servidor dedicado virtual hibrido (Hybrid VPS)

4. Cloud hosting (puede ser cloud compartido o cloud VPS)

 

Share